10/5/10

Ixtlixochitl (Escena eliminada)








c.a 1400; Los príncipes descansan en uno de los tradicionales baños de Texcoco, fumando todos de la misma pipa.

IXTLIXOCHITL:  Ahora cuéntanos tú, Tochitzin.
TOCHITZIN:         Qué cosa.
ZIHUACNAHUACATZIN:     No te hagas que ya lo sabemos.
IXTLIXOCHITL: ¿Por qué andabas el otro día rondando Xochimilco?
TOCHITZIN:        ¿Yo?
ZIHUAC...:           ¿Quién más?
IXTLIXOCHITL: No sería por Tochcuaye, ¿verdad?
YACANEX:         ¿Tochcuaye? ¿La princesa?
TOCHITZIN:      ¿La conoces, Yacanex?
YACANEX:        De niña.
ZIHUAC:            ¿Y está tan buena como dicen?
YACANEX:        Bueno, prometía.
IXTLIXOCHITL: (A Tochitzin) ¿Entonces?
TOCHITZIN:      Qué quieres que te diga.
IXTLIXOCHITL:Descríbela. Dinos si la leyenda le hace justicia.
TOCHITZIN:       Se van a morir de la envidia.
ZIHUAC:             ¿Ya te entendiste con ella?
TOCHITZIN:      No sé de qué hablan.
IXTLIXOCHITL: Ahora resulta que te nos vas a adelantar, infeliz.
YACANEX::       Quién te viera.
ZIHUAC:            ¿Por qué?
YACANEX:        Va a ser la boda del año.
ZIHUAC:             Pero sabes lo que se dice de Tochcuaye, ¿no?
TOCHITZIN:      ¿Qué?
IXTLIXOCHITL: No se lo digas, gordo.
YACANEX:         ¿Qué cosa?
ZIHUAC:             Que en las noches se convierte en axolote.
TOCHITZIN:       ¿En qué?
ZIHUAC:              Sí, una larva anfibia de cuatro patas.
YACANEX:         Aún así te la vas a llevar a Huexotla, ¿no?
TOCHITZIN:       ¿Cómo que en axolote?
IXTLIXOCHITL:¿Te da miedo?
ZIHUAC:              ¿Y dónde va a ser la boda?
TOCHITZIN:       Oigan, apenas la conocí hace siete días.
ZIHUAC:              Nos preocupa tu futuro, Tochitzin.
IXTLIXOCHITL:No te vemos muy decidido a sentar cabeza.
TOCHITZIN:       Ustedes que ya están güevones. Pero yo...
ZIHUAC:             Qué.
TOCHITZIN:      Tengo muchas cosas por conocer.
IXTLIXOCHITL:Qué raro, porque últimamente no te hemos visto por el calmécac.
TOCHITZIN:        Yo hablo de viajar.
ZIHUAC:             ¿Viajar? ¿A dónde?
TOCHITZIN:       No sé. A Tikal, o más lejos. Estoy seguro que más allá hay un mundo por descubrir.
ZIHUAC:             ¿Qué tonterías dices?
TOCHITZIN:      Un mundo de “hombres peludos”.
YACANEX:        (Quitándole la pipa) Esta cosa te está haciendo daño.
IXTLIXOCHITL: “¡Tochitzin, el explorador que reencontró a Quetzalcoatl!”
ZIHUAC:             ¡¡Y que le aterran los axolotes!”.
TOCHITZIN:      ¿Quién dijo que me aterran?
YACANEX:         Lo que quiere es huir de su obligación.
TOCHITZIN:       O alargar mi libertad.
ZIHUAC:              Pero a todos nos llega la hora, Tochitzin.
YACANEX:         Y cuando te llega no hay nada que hacer.
IXTLIXOCHITL:Sí, esto de nacer príncipe es un fastidio, ¿no?
YACANEX:         Depende. Yo, por ejemplo, ya convencí a mi padre que mi primera boda sea en los jardines del templo de Tláloc.
IXTLIXOCHITL:Qué bien. Ahora sólo te falta tener prometida, Yacanex.
YACANEX:          Minucias.


Un sirviente se acerca para decir algo al oído de Ixtlixochitl, quien se pone serio.

ZIHUAC:              Yo pienso hacer una fiesta de cinco días en las grutas de Cacahuamilpa.
YACANEX:         ¿En serio? ¿Y cómo vas a meter allí a los viejos?
ZIHUAC:             Ellos tendrán su fiesta en la primera cueva. Pero para quien se anime más adentro vamos a tener algunas sorpresas.
TOCHITZIN:      ¿Como cuales?
ZIHUAC:             Ya las verán. ¿Y tú, Ixtlixochitl?
IXTLIXOCHITL: (Levantándose para marcharse) A mí, compañeros, me llegó “la hora”.
 ZIHUAC:             ¿La hora?
IXTLIXOCHITL: De dar el sí.
TOCHITZIN:         Mi más sentido pésame.
YACANEX:          Sobre todo por los cuñaditos que te vas a cargar..
IXTLIXOCHITL: Bueno, no me pienso casar con ellos.
ZIHUAC:             ¿Y cuándo se cierra el asunto?
IXTLIXOCHITL:A eso voy, precisamente.
TOCHITZIN:       ¿Es cierto que Tecpa es mayor que tú?
IXTLIXOCHITL: Eso no es lo grave, amigo; sino que tiene chuecos los pies.
TOCHITZIN:       ¡Jodido!
IXTLIXOCHITL: Y de día y de noche es un monstruo marino.
ZIHUAC:              ¡Pero tiene una fortuna ...!
YACANEX:          Algo debía tener, ¿no?
IXTLIXOCHITL: No, amigos, ustedes no comprenden que lo mío es un sacrificio por el bien común. Cuando sus cosechas prosperen y no tengan que entregárselas a Azcapotzalco me lo van a agradecer.
ZIHUAC:              Gracias, hermano; nosotros te acompañamos en tu dolor.
IXTLIXOCHITL: Pero les advierto que nadie me toca a Atotoxtli.
TOCHITZIN:        ¿No que nos la ibas a heredar?
IXTLIXOCHITL: Ni lo sueñen. Esa niña tiene dueño, guardián y verdugo. Atotoxtli está reservada para el futuro Señor de Texcoco, ¿entendido?.
ZIHUAC:              ¿Una última fumada?
IXTLIXOCHITL: Para el viaje.
ZIHUAC:               Pero nos veremos en la fiesta de la luna llena, ¿no?
IXTLIXOCHITL: (Conteniendo  el humo) ¿Alguna vez he faltado?  (Exhala) Tochitzin, salúdame a Tochcuaye cuando la veas.
TOCHITZIN:        ¿A Tochcuaye?
IXTLIXOCHITL: Dile que ojalá siga tan sensual y cariñosa como siempre.
TOCHITZIN:        ¿No se supone que no la conocías?
IXTLIXOCHITL: ¿Cómo crees que iba a dejar pasar un animalito como ese?
TOCHITZIN:        ¿Qué estás queriendo...?
IXTLIXOCHITL: ¿Tú qué crees?... Pero no es cierto. No te pongas pálido, Tochi.
TOCHITZIN:         Me estás vacilando.
ZIHUAC:               Eh, sí le interesa... sí  le interesa...

Entre todos le dan una pamba a Tochitzin, quien sólo se cubrela cabeza. 
Ixtlixochitl se va.

TOCHITZIN:          Es mentira, ¿verdad? Díganme que no es cierto. 
ZIHUAC:                Pregúntale a ella,Tochitzin. Pregúntale qué piensa de Ixtlixochitl…