29/10/12

El Museo de la Inocencia

En un barrio populoso de Estambul se levanta este museo, nacido de una ficción novelesca de Orhan Pamuk. Monumento a un gran amor (cómo aquella Tumba india de José de la Colina), se entra desde las páginas del libro o bien armándose un buen paquete turístico a Turquía. En él se exhiben los objetos que un enamorado robó durante ocho años (y más) de la casa de quien sería –vaya paradoja– el objeto de su propia existencia. 


Cuenta el autor que el concepto se concretó después de visitar más de 5 mil museos alrededor del mundo; memoriales de autor, temáticos, geográficos, institucionales. Éste debiera ser un museo de la paciencia y la perseverancia, pero el creador ha querido que pensemos en lo más puro, en la inocencia, en la ausencia de malicia, en la ignorancia de los atajos del mundo. Ciertamente se trata de una prueba de la voluntad y del instinto, del reto por mantener vivo un amor que no sabemos si existió sólo en uno de sus integrantes.  
Esta es la habitación de Füsun, la mujer a quien Pamuk (o su alter-ego Kemal) ha dedicado su museo. Cada uno de los objetos forma parte de la historia. En la entrada hay más de cuatro mil colillas de cigarro que el protagonista fue robando de los ceniceros mientras visitó la casa de su amada. Pero este encapsulamiento museístico no lo es sólo de los sentimientos de Kemal, sino también de la vida de Estambul durante al menos una década, la que va del 75 al 84, atravesada por golpes de estado, prohibiciones y estrenos cinematográficos de una moral arcaica, el museo recoge también, y tal vez allí esté lo esencial, una  forma de vida que, al paso del tiempo y visto en perspectiva, adquiere precisamente su carácter inocente
     Quisiera viajar a Estambul y conocer ese museo. Quisiera, sobre todo, acostarme en la cama de Füsun y dormir narcotizado por el aroma de su inocencia, un sentimiento definitivamente arcaico e inútil para transitar por esta cruel Sodoma.   

Pamuk, Orhan, El Museo de la Inocencia, Madrid, Random House Mondadori, 2009, 654 pp.