24/4/13

Hard Candy en el teatro Helénico


Durante el tiempo que dura esta obra posiblemente habrá unos 30 millones de  desconocidos conociéndose por internet; de ese total, al menos la cuarta parte estarán mintiendo sobre su identidad, aunque en la mayoría de los casos de manera inofensiva; no obstante, el porcentaje sigue siendo muy alto entre aquellos que ven internet como un campo de cacería sexual: se estima que, tan solo en México, cada hora se cometen más de 200 abusos a menores, razón por la cual –disculpa, no queremos alarmarte–, cuando salgas del teatro habrá un número importante de adolescentes para los que la vida habrá cambiado definitivamente. El problema rebasa a las autoridades y rebasa a la sociedad, que no encuentra cómo enfrentar legalmente el asunto sin poner candados a la libertad que simboliza la  word wide web.
     Pero no te preocupes, donde la realidad topa con pared, la ficción encuentra soluciones y crea modelos de comportamiento adecuados a cada conflictiva situación. Una de esas soluciones se llama Hard Candy.
     De la misma estirpe que Lisbeth Salander (la antiheroína de Millenium), Hayley es una niña genio que se cree capaz de hacer justicia por su propia mano; por ello ha urdido un plan para sacar de circulación al menos a uno de los numerosos pederastas que inundan la red. Eso es todo lo que necesitas saber de Hard Candy; lo demás está por verse sobre el escenario. El dilema que nos surge –y que podrías ayudarnos a resolver–, es que no sabemos si Hard Candy es un gran remedio para un gran mal, o si, por el contrario, el remedio ha resultado peor que la enfermedad. ¿Cuál es, en todo caso, la mejor solución para el mundo real? ¿Y cuál lo es para esta ficción?
     Ahora que ya sabes que Hard Candy es un caramelo de difícil digestión: buen provecho. 

Hard Candy, de Brian Nelson (Adap. de Luis Mario Moncada), con Tessa Ia, Arap Bethke e Isha Oropeza; esc. Jesús Hernández; vest: Adriana Olivera; arte: Katia Lozano; prod: Lola Ovando; asist. dir: Gerardo Samaniego; dir: Anilú Pardo y Mario Mandujano. Teatro Helénico, del 26 de abril al 30 de junio.