4/1/10

CH


Carlos Chávez


CHAVERO, ALFREDO
(Cd. de México, 1841 - Cd. de México, 1906)
Abogado y escritor, aunque se distinguió fundamentalmente como historiador escribió numerosas obras de teatro, óperas cómicas y zarzuelas en las que abordó temas históricos, así como dramas románticos.
Estudió derecho en el colegio de San Juan de Letran y fungió como diputado en el estado de Guerrero. Durante la intervención francesa fue seguidor de Juárez, por lo que permaneció algún tiempo en prisión. Fue fundador y colaborador de El Renacimiento, que dirigía Ignacio Manuel Altamirano, y director El Siglo XIX. También desempeñó distintos cargos en el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Tribunal Superior de Justicia y en el gobierno del Distrito Federal. Dentro de su actividad como historiador escribió el libro Historia antigua y de la conquista actualmente considerado el tomo I de la enciclopedia México a través de los siglos. Además fue autor de Calendario azteca, Calendario Palenque y El monolito de Coantlinchan.
Como dramaturgo gozó de gran popularidad a fines del siglo XIX al estrenar numerosas obras, la primera de las cuales: Xóchitl (1877), se presentó en el teatro Principal. A ella siguieron La Ermita de Santa Fe (escrita en colaboración con José Peón Contreras), Los amores de Alarcón (1877) y Quetzalcoatl (1878), "ensayo trágico" que, a decir de Olavarría, intentaba "despertar el gusto del público por la historia antigua de México". En 1879 debutó como autor de zarzuelas con El paje de la Virreina, música de José Austri, que se estrenó con éxito en el teatro Arbeu. Al hablar de las características de su teatro, González Peña afirma que "distaba de ser elevado su estilo, y como versificador y prosista pecaba a menudo de prosaico. Conocía, sin embargo, la técnica de la escena; el efectismo suplía por lo común, en sus dramas, a la emoción". En 1902, retirado ya de la actividad teatral, participó como socio honorario en la fundación del Ateneo Mexicano Literario y Artístico.
Otras de sus obras fueron: El duquesito y La gitana (traducción y arreglo de la ópera de Charles Lecocq), El valle de lágrimas, Sin esperanza, El amor de su desdicha, El huracán de un beso, El mundo de ahora, La hermana de las Avilas y Bienaventurados los que esperan, casi todas estrenadas entre 1877 y 1881.

CHAVEZ, CARLOS
(México D.F. 13/06/1899 - Cd. de México, 1978)
Compositor y funcionario público, además de ser un notable impulsor de la música contemporánea y orquestador de las modernas instituciones de cultura en nuestro país, colaboró con el teatro al componer la música para diversas obras.
Discípulo de Juan B. Fuentes y de Manuel M. Ponce, en 1921 seleccionó algunas de sus propias composiciones para ofrecer su primer concierto público. Entre 1922 y 1923 viajó por Europa y a su regresó dirigió música de cámara dando a conocer en nuestro país a Stravinsky, Schoenberg, Satie, Milhaud y De Falla, entre otros. En 1928 fundó, junto con Antonieta Rivas Mercado, la Orquesta Sinfónica de México, misma que dirigió durante más de 20 años. Entre los numerosos cargos públicos que ocupó en el ámbito cultural, se menciona que fue director del Conservatorio Nacional de Música (1928-1935), miembro del Consejo de Bellas Artes de la Secretaría de Educación Pública y director fundador del Instituto Nacional de Bellas Artes (1946-1952). De las políticas culturales de su tiempo dan cuenta innumerables documentos que actualmente conforman el Fondo Carlos Chávez del Archivo General de la Nación.
Entre las obras para las que compuso música original destacan Antígona (1932), estreno del Teatro de Orientación; Liliom (1934), también estrenada por el grupo de Celestino Gorostiza; Don Quijote (1947), primer producción teatral del INBA, para la que compuso su Toccata para orquesta; Cuauhtémoc (1950); Hipólito (1957), obra dirigida por Salvador Novo para la que compuso la pieza Upingos, y, finalmente, la ópera The Visitors.

CHAVEZ, ROBERTO
(Chihuahua, 1923 - ¿?)
Actor, bailarín y apuntador, trabajó para numerosas carpas de la Ciudad, así como para compañías de teatro trashumante.
Hijo de artistas, desde los 7 años comenzó a trabajar como actor y bailarín, formando una pareja de baile y comicidad con su hermana, dos años mayor. Comenzaron en una carpita de lona ubicada en el barrio de Tacuba, llamada Tapijul, en la que fueron vistos por el empresario Subareff, quien los contrató para actuar en su carpa de nombre Valentina, al lado de figuras como Shilinsky y Cantinflas. Alternaban en los programas con las hermanas Olga y Valentina, hijas del empresario. A los 13 años se inició como apuntador, oficio que los inspectores no le permitieron seguir por su corta edad, hasta que consigió un permiso oficial de la Unión Nacional de Artistas de Variedades y Similares. Así continuó su trabajo en el teatro Apolo, donde no sólo apuntaba los espectáculos sino también realizaba tareas de apoyo técnico. Posteriormente trabajó en la carpa de Josefina Noriega, una carpa trashumante que recorría todos los estados de la República. Entre las obras que acostumbraba apuntar para esta compañía destacaron las del repertorio español, argentino, inglés y francés adaptadas a la carpa; algunas de éstas eran: Genoveva de Bravante, La enemiga, Simón el enterrador, Otelo y Hamlet. Con el paso de los años, ingresó como apuntador en diversos teatros y en algunos programas de televisión.

CHINAMPEAR
Salir de gira con la carpa por pueblos pequeños.

CHULIM, FAMILIA
Agrupación de actores cómicos provenientes del Teatro Regional de Yucatán, se caracterizaron por representar en escena al prototipo de la familia yucateca.
A raíz de una temporada en la que se presentó la obra de Aristeo Vázquez Delgado: Mérida de mis recuerdos, en la que aparecían por primera vez los Chulim, se constituyó dicho cuadro artístico que tuvo entre sus miembros a dos de los hermanos Herrera: Daniel (don Onorio) y Fernando (El Cheto). A decir de Magaña Esquivel, "estaban hechos de tan auténticos y arraigados materiales que aquellos personajes pronto adquirieron vida propia y comenzaron a actuar por su cuenta en manos de otros autores". El éxito obtenido entre el público contribuyó para que fueran llamados por la industria cinematográfica, con la incorporación del cómico Fernando Soto Mantequilla en el papel de Cheto.
Entre las obras que presentaron se mencionan: El agua del pozo, El Chino Poblano y Los Chulimes en Argentina, escritas en su mayoría por El Chino Herrera.