4/1/10

X




Teatro Esperanza Iris, antes Xicotencatl
XICOTENCATL, TEATRO
Posteriormente llamado Teatro Esperanza Iris, se levantó en el nº 38 de Donceles y fue inauguardo el 27 de abril de 1912 con la interpretación de la ópera Aída. a cargo de una compañía encabezada por Carlota Millanes y Juana Alvarez de la Cuadra.
La construcción, con capacidad para 1500 espectadores, estaba constituida en su mayoría por muros de madera, una adecuada instalación eléctrica, así como sistemas de seguridad para desalojar al público. Sin embargo, poseía malas condiciones de ventilación y, sobre todo, representaba un problema su proximidad con la Cámara de Diputados. Por tal motivo, al que se aunaron los problemas propios de la inestabilidad política de esos años, enfrentó numerosos problemas para sostener sus temporadas y cinco años después de inaugurado cerró sus puertas para ser transformado en el teatro de la "reina de la opereta", Esperanza Iris.


XIRGU, MARGARITA
Molins de Rey, Cataluña, 1888 Montevideo, Uru., 7/04/1969 Actriz, introdujo en América a los autores de la generación española del 27 y estrenó antes que nadie algunas obras que García Lorca escribió especialmente para ella.
Muy joven debutó en su natal Barcelona interpretando Teresa Raquin, de Zola, A partir de entonces interpretó a los más importantes autores de su tiempo: Benavente, Guimerá, Echegaray; pero también representó a los autores de la generación del 98 y más tarde a los poetas del 27. realizó su primera presentación en México durante 1922, presentando Electra, por la que obtuvo el beneplácito de la crítica nacional. En 1926 conoció a Federico García Lorca, con quien desarrolló una gran amistad y complicidad de trabajo. Al año siguiente estrenó en Madrid Mariana Pineda, su primera obra, misma que el autor confesó haber escrito especialmente para ella. En adelante, interpretó antes que nadie los más importantes personajes de la literatura Lorquiana. De ella afirmaba la crítica española que escribió la historia del teatro español de toda una época, o para decirlo en palabras de Blanco Amor: fue una mujer a quien "su país nombró, tácito plebiscito de las multitudes, su exacta actriz nacional". En 1936, luego de despedirse para siempre de García Lorca -él moriría meses después-, se embarcó a América para presentarse a lo largo del continente. En México tenía pensado estrenar La casa de Bernarda Alba, última obra del poeta granadino, que sin embargo hubo de estrenarse mucho tiempo después. No obstante, realizó una memorable temporada en México, en 1936, en la que presentó 23 obras, entre las que se incluyeron Medea, Electra, Fuenteovejuna, La dama boba, El gran teatro del mundo, La sirena varada, La malquerida, Yerma, Doña Rosita la soltera, La noche del sábado, La Dama Boba, Otra vez el diablo, Bodas de sangre, Santa Juana, Vidas cruzadas, La zapatera prodigiosa y Nuestra Natacha. De dicha temporada escribió Núñez y Domínguez que "todas y cada una de estas 23 mujeres que incorporó ante nosotros, cual otros tantos símbolos de las pasiones y los sentimientos humanos, quedarán indeleblemente estereotipadas en nuestro sensorio como luminosos arquetipos de la ficción escénica". Su gira prosiguió por Colombia, Argentina y Uruguay, donde fijó su residencia definitiva.
Además de las obras que interpretó en 1936, durante su temporada anterior en México, actuó en La egrette (1922) y La Dama boba (1937)